Si se instaura un premio al chapuzón del año, muchos pensaríamos en dárselo a alguien que se diese el chapuzón en una de nuestra muchas y hermosas playas. Pero no, en nuestro caso se lo tendremos que dar a un valiente, que el domingo pasado quiso atravesar un charco ¿era un charco o un lago? y no calculó bien la profundidad que tenía el agua.

En el siguiente vídeo os mostramos toda la secuencia de fotos del suceso. ¿No hay un programa de televisión para enviarlo?

Fijaros como algunos meten su bicicleta para comprobar la profundidad del agua. ¿No se creían lo de la caída?


Estas cosas y otras muchas os las perdéis por no acudir a nuestra cita semanal de los domingos por la mañana.